Reseñas cinematográficas relámpago (XXV)

Publicado por Iván Alonso, el lunes 15 de agosto de 2016

the-nice-guys

The nice guys (Shane Black, 2016)

Sentimientos encontrados aquí, porque me ha gustado pero esperaba más. Muy bien Russell Crowe, excepcional Ryan Gosling. La he visto incluida en varias listas de “lo mejor del año (hasta ahora)“, aunque no sé si eso le hace más mal que bien y de ahí las altas expectativas que llevaba.

13-hours-the-secret-soldiers-of-benghazi

13 Hours: The Secret Soldiers of Benghazi (Michael Bay, 2016)

7,4 en imdb. Dirigida por Michael Bay. Soldados, tiros y explosiones. Esto tiene que molar.

Pues NO. Mal ritmo, personajes intercambiables, desarrollo confuso de las escenas… en muchas ocasiones te preguntas qué está pasando exactamente y quién es cada persona, todo soldados con el mismo atuendo, armas y barbas. 7,4 de votos provenientes de los USA y muchas banderas.

Anécdota irrelevante: En mi círculo la conocemos como “la peli de los novios de Pam“, por ser dos de los protagonistas John Krasinski y David Denman, los dos actores que fueron novios de Pam en la excepcional serie The Office.

central-intelligence

Central Intelligence (Rawson Marshall Thurber, 2016)

Comedia de encargo con toques de acción, fabricada para ser protagonizada por Dwayne “The Rock” Johnson y Kevin Hart. Prescindible, pero te puede sacar un par de sonrisas en una de estas noches veraniegas de insomnio por el calor. Por reseñar algo curioso, The Rock tiene algunos detalles en su interpretación que le sacan de sus personajes habituales. Y ya de por sí todo lo que hace mola.

Reseñas cinematográficas relámpago (XXIV)

Publicado por Iván Alonso, el viernes 12 de agosto de 2016

demolition-jake-gyllenhaal

Demolition (Jean-Marc Vallée, 2015)

En mi particular cosmovisión de las estrellas cinematográficas, tengo una pequeña lista de actores de los que me atrevo a afirmar que todo lo que hacen tienen algo que disfrutar. John Cusack, Gary Oldman, Michael Fassbender… Hasta en la más alimenticia de sus películas hay algún pequeño destello de lo que yo, en mi humilde pero infalible opinión, creo que se puede disfrutar en cuanto a actuación. Y aunque no me atrevo del todo a añadir a Jake Gyllenhaal a esta personal lista, tiene también un “algo” que me hace disfrutar de sus películas, especialmente ahora que se pone rarito e independiente para tratar de dignificar un poco su carrera, con papeles mayores y menores en los últimos años en películas como Prisoners (muy decente), Enemy (incomprensible), Nightcrawler (malrollista), Southpaw (siempre hay que intentar un drama deportivo), Everest (quizá el único papel salvable de dicha infamia, pese a ser muy pequeño) y esta última Demolition.

Aunque se pierde en ocasiones no quedando claro exactamente qué es lo que quiere contar ni hacia dónde se va a desarrollar la historia, tiene muy buenos momentos tragicómicos, algunos de llevarse las manos a la cabeza y, aunque le sobran algunas decisiones argumentales que no añaden gran cosa, el conjunto global no desmerece.

legend-tom-hardy

Legend (Brian Helgeland, 2015)

La historia de dos hermanos gemelos que ascienden en el mundo mafioso del Londres de los años sesenta, basada en personajes reales. Eché de menos algún letrero sobreimpuesto con un “Recuerda que esto sigue siendo una historia real” al estilo de Pain & Gain, y creo que con eso está dicho todo en cuanto a tono y forma de la película. Pese a que como historia deja bastante que desear, terminando demasiado en falso y haciendo imposible que puedas empatizar con los protagonistas pese a que era lo que parecía en un principio (la típica historia de “si en realidad es buen chaval“), como un paso más de Tom Hardy hacia convertirse en estrella absoluta triunfa, interpretando a los dos hermanos gemelos simultáneamente y dotándolos de personalidad propia. Tengo que acordarme de añadir a este tipo a esa lista mía personal de actores que siempre lo hacen bien.

Reseñas cinematográficas relámpago (XXIII)

Publicado por Iván Alonso, el jueves 11 de agosto de 2016

Este post se me había quedado perdido en borradores durante años, ni lo recordaba ni sé si seguiría pensando lo mismo de estas películas en el caso de volver a verlas a día de hoy, pero… por mí que no se diga. Pulsemos publicar y cerremos los ojos.

seven-psychopaths

Siete psicópatas (Seven psicopathsMartin McDonagh, 2012)

Tras Escondidos en Brujas, Martin McDonagh intenta repetir, de nuevo con Colin Farrell, otra película más a la Guy Ritchie. Están apareciendo tantas obras similares que se ha creado un pequeño subgénero donde ya no diferencio del todo en qué película pasaba qué cosa. Entretenida, aunque le falta un hervor; quizá sea sólo un problema de montaje porque el guión parecía interesante, plagado de referencias metalinguísticas. Olga Kurylenko muy desaprovechada, y eso es imperdonable.

silver-linings-playbook

El lado bueno de las cosas (Silver linings playbookDavid O. Russell, 2012)

Dato encontrado en imdb:

[…] this film became the first to earn [nominations] in all four acting categories since Reds [1981] and the first “Big Five” (Best Picture, Best Actor, Best Actress, Best Director, Best Writing) nominee since Million Dollar Baby

Podría parecer una cantidad desproporcionada de nominaciones. Y podría parecer excesivo el premio a la mejor actriz a Jennifer Lawrence, teniendo quizá Bradley Cooper algunas escenas incluso mejores. Pero la película es buena, se deja ver, tiene su dosis de drama sin caer en lo empalagoso, su pizca de positivismo sin llegar a la autoayuda y un poquito de romance sin llegar a la ñoñería.

El espíritu del mago, de Javier Negrete

Publicado por Iván Alonso, el miércoles 10 de agosto de 2016

el-espiritu-del-mago

Portada de la edición francesa, titulada Syfrõn, con el ejército del Martal en primer plano

Once años han pasado desde que compré el libro, y tres intentos de lectura. Y no ha sido por demérito del texto, que es fantástico, pero han querido las casualidades que cada vez que lo empezaba algo sucediera que acaparaba mi atención y quedara sepultado por otros temas. Y luego, ya se sabe, olvidado entre múltiples libros todos ellos empezados a la vez, leídos en paralelo y abandonados progresivamente… “La Pila” de libros pendientes. Un delito del que soy reincidente desde que terminé los estudios universitarios y dejé de viajar en transporte público, ese gran amigo de la lectura.

Pero esto poco tiene que ver con el libro en sí.

En el año 2003 publicaba Minotauro La espada de fuego [cyberdark, amazon, una reseña], de Javier Negrete (válgame que este libro no tenga entrada en la wikipedia, luego me preguntan por qué aborrezco la wiki española). Adquirió rápido ese halo discutido por unos y abrazado por otros de “mejor novela española de fantasía épica” y, como todas las novelas de género que triunfan en el mercado, se convirtió en una saga. El espíritu del mago [cyberdark, amazon], el libro que nos ocupa, es la segunda entrega de esta serie.

Dos años después de conquistar la Espada de Fuego, Derguín Gorión, el nuevo Zemalnit, se encuentra refugiado en la ciudad de Narak y vive obsesionado por el recuerdo de Mikhon Tiq, su amigo y aprendiz de mago, que perdió su espíritu en combate con el hechicero Ulma Tor y cuyo cuerpo fue petrificado y abandonado en las selvas de la Sierra Virgen. Su anhelo es recuperar el cuerpo de su amigo y rescatar su espíritu, pero también debe luchar contra las pesadillas que le advierten que Togul Barok, su gran rival en la lucha por la Espada de Fuego, no ha muerto. […]

¿Y qué más necesitamos? Vuelven los personajes que ya nos enamoraron en el primer libro, aparecen varios nuevos y seguimos indagando en los misterios de Tramórea (pero sin profundizar demasiado, eso quedará para las novelas posteriores). Prosa fluida, narrativa excepcional, espadas y tahedoranes. No podemos pedir mucho más.

Para que no caigamos en el equívoco y pensemos que tengo un autor invitado en el blog, hay que sacarle pegas a todo, claro. Todos los clichés del género están aquí también, a propósito o sin ser buscados. Como segundo libro, pese a ser en cierta medida autocontenido, deja intuir ya un cierto comportamiento episódico, cerrando un arco argumental pero con demasiados flecos sueltos a su fin, algo que no se notaba tanto en La espada de fuego. Es tremendamente derivativo en todo lo que expone, dando la sensación de que todo sale de alguna parte o ya se ha leído antes… pero así es la literatura de género, ¡vive Dios!

Quizá menos perdonable sean algunos tratamientos de personajes, que para encajar mejor acaban siendo familiares o conocidos de los ya presentados; alguna muerte no esperada pero previsible, si es que tal cosa es posible; y, sobre todo, y quizá la mayor pega que se le pueda poner, un muy pobre tratamiento de los personajes femeninos (¡ni Tolkien!), que siempre están ahí para satisfacer una necesidad de algún personaje masculino: enamorarlos, despertar sus deseos o necesidades, compartir alcobas y lechos o ser forzadas. Tampoco esperaba que la novela superase el Test de Bechdel, pero mejorar esto un poco en un género tan cerrado vendría bien. No pudo ser en este caso.

Pero. PERO.

Que no parezca que sólo me quejo. Reitero que esto es de lo mejor que se puede uno echar en cara en fantasía. Es divertido, es ágil, está bien escrito y tiene sus puntos originales de cuando en cuando. Si el autor hubiese nacido en New Jersey en lugar de vivir en un pueblo de Extremadura, estos libros ya tendrían series y videojuegos.

Reseñas cinematográficas relámpago (XXII)

Publicado por Iván Alonso, el miércoles 3 de agosto de 2016

joy

Joy (David O. Russell, 2015)

No habría dado para mucho más que telefilme de sobremesa, pero eh, si también con eso ganó un Oscar Sandra Bullock con The Blind Side, una película diseñada para mayor gloria de Jennifer Lawrence tenía que convencer a crítica y público. Pese a ser muy correcta a mí particularmente me ha parecido prescindible.

spotlight

Spotlight (Tom McCarthy, 2015)

Poco más puedo decir también de Spotlight, realmente brillante a nivel técnico, con un ritmo muy bien llevado… pero que, al final, acaba siendo un ¿docudrama? ¿un biopic de una investigación periodística? Me pareció que le faltaba algo de conflicto a una narrativa muy de “investigamos esto, publicamos la noticia, fin”.

before-we-go

Before we go (Chris Evans, 2014)

Y al final sin embargo me sorprenden las tonterías más desconocidas, como este experimento de Chris Evans en un descanso entre capitanes américas y vengadores, en labores de dirección, producción y actuación. Una historia romántica sin caer en la ñoñería fácil, con final abierto y varios momentos curiosos. Pasó y pasará desapercibida, porque no es más que una película de relleno y, sin embargo, ahí le veo su virtud.